Logo
Logo
Infancia y Nuestras Relaciones Primarias

¿Las heridas de tu niñez determinan quién eres hoy en día?
No eres responsable de la programación recibida en tu infancia, sin embargo como un adulto, eres cien por ciento responsable de arreglarlo.

 

¿De qué se trata el taller?

Es una experiencia de transformación y de crecimiento personal que se desarrolla en cuatro días en régimen residencial.
El Proceso considera a la persona en su totalidad espiritual, emocional, intelectual y física para llegar a la curación y a un crecimiento espiritual.
Está basado en el reconocimiento, ampliamente aceptado hoy día, de que los comportamientos negativos persistentes, los estados de ánimo y las actitudes de la edad adulta tienen sus raíces en experiencias y condicionamientos infantiles.
Mientras este condicionamiento no sea entendido y resuelto, seguirá minando nuestra vida y actividades adultas.

¿En que te puede ayudar el taller?

El taller ha sido diseñado para curar y transformar los patrones negativos que cargamos desde niños, contraproducentes, para traer armonía, equilibrio e integración a las cuatro dimensiones fundamentales de nuestro ser: cuerpo, emociones, intelecto, y espíritu.

El centro de gravedad de la persona cambia de una personalidad basada en el miedo o la cólera hacia un yo integral basado en la comprensión y e l amor.

¿A quién va dirigido?

A toda persona involucrada en su desarrollo personal y con ganas de tener una vida libre y espontánea, llena de ánimo y bienestar.

¿Cuando, donde y como se impartira el entrenamiento?
Como: El Taller usa una combinación original de técnicas ya probadas en otras técnicas psicoterapéuticas, que incluyen el autoanálisis, la visualización dirigida, el trabajo catártico y la relación con el grupo.
Donde: Los talleres se imparten en Casa Tonalli, Estado de México

Cuando: 24,25,26 y 27 Noviembre 2022

La verdad es que los efectos que genera la niñez en cada persona son particulares. Hay quienes teniendo una infancia que podría ser catalogada como fantástica, tienen una marcada inclinación por encontrar los enganches negativos que pueden hacer. Esta conducta tiende a presentarse cuando consciente o inconscientemente buscan justificar conductas inadecuadas o dañinas de adultos.

Mientras que hay quienes teniendo unas infancias muy complicadas desde los ojos de cualquier observador, logran sanar sus heridas, perdonar y continuar una vida de adultos satisfactoria para sí mismos y para quienes establecen relaciones con ellos.

Todos podemos llegar a hacer las paces con el pasado y dejar de sentirnos víctimas de cualquier experiencia vivida. Esto algunas veces resulta una reacción natural de las personas, mientras que en otro momento, requiere un tanto de trabajo interior.

Más allá de la capacidad de cada quien de hacerse responsable de la vida que quiere vivir, podemos revisar algunas heridas que de generarse en el pasado, pueden traer consecuencias en nuestra vida de adultos.

La herida del abandono:

Sentirnos abandonados en nuestra infancia puede traer como consecuencia el aferrarnos a nuestras relaciones o bien mantenernos a un nivel mínimo de compromiso o de involucramiento, justamente por el miedo de repetir una situación de abandono. Adicionalmente estas personas pueden sentirse poco merecedoras de afecto. El argumento principal para el poco merecimiento es que si las dejaron, es porque no eran amadas y ello suele ubicarse en la casilla de: No merezco amor.

La herida del abuso:

Cualquier forma de abuso durante la infancia puede ser un ancla difícil de superar. El abuso físico, quizás sea el peor, generando miedo y rechazo hacia las relaciones o volviendo a las víctimas de estos abusos en agresores sexuales, no necesariamente vinculados con la pedofilia. También existe la posibilidad de que se forme una personalidad sumisa, con poco amor propio y cargado de inseguridades.

La herida de las comparaciones:

Muchas personas sufrieron durante gran parte de su infancia de continuas comparaciones, con el fin de hacerles sentir disminuidos con respecto a otra persona, muchas veces siendo esa otra persona un hermano o figura cercana. Esto puede fomentar un vínculo de rivalidad y de recelo. Los resultados frecuentes incluyen una relación de amor odio por la fuente a la que continuamente fueron comparadas.

La herida de la pérdida de un ser querido:

Los duelos vividos durante la infancia, en especial a aquellos que involucran a los familiares más cercanos. La pérdida de padres o hermanos, incluso los abuelos, puede dejar una honda huella, en la que se produzca una ruptura de la fe y una especie de divorcio con la vida, la cual se considera mala e injusta. Ello puede permanecer para siempre y potenciarse con cada experiencia no deseada.

La herida generada por la separación de sus padres:

El presenciar la separación de los padres y el tener que adaptarse a una vida diferente y dividida puede representar un gran trauma. De adultos este trauma suele manifestarse en las relaciones de pareja en un extremo o en el otro, buscando la manera de destruir la relación o no comprometiéndose o en el otro extremo manteniendo a toda costa uniones, en especial en donde existan niños, incluso cuando la felicidad desde hace tiempo se ha marchado de allí.

Ciertamente hay situaciones que nos gustaría haber no vivido. Pero no podemos cambiar nada de nuestro pasado. No tiene sentido castigarnos, ni buscar culpables, ni mucho menos afectar negativamente nuestra vida en el presente y el futuro. Tenemos que aprender a sobreponernos y ser felices con lo que somos. Solo podemos conectarnos con esa felicidad soltando lo que duela, perdonando y siguiendo con nuestras vidas con la mejor actitud que tengamos.

El Taller de Infancia y relaciones primarias te ayuda completamente a superar todos estos aspectos, uno a uno, manejando terapias para salir de ese trauma y continuar la vida de una forma feliz con los seres que te rodean o en espacios donde normalmente te desenvuelves.

¡APARTA TU LUGAR O INSCRIBETE DESDE YA!
Cupos limitados
Mayores informes
Tels. 55 4505 6809
"Conéctate contigo para conectarte con los demás"
"Trabajamos en conjunto con el Instituto en Psicología y Psicoterapia Biodinámica en Holanda"